QUE SU UNIÓN SEA PARA SIEMPRE

 

wt5fbol73fg (1)

Que imperen deseos espontáneos.
Que  sus risas fluyan sin  esfuerzos.
Que  el amor  les abracen  todos sus  años.
Que se contagien vagos barzaneos.

Que tengan plena confianza el uno del otro.
Que sumen en todo momento fe y labranzas.
Que cimienten el amor en sus vidas de oro..
Que llenen sus almas de pasión y romanzas.

Que apaguen y cubran miedos o carencias.
Que nunca muera el deseo mutuo de bienestar.
Que se renueven a diario en sus fantasías.
Que no se olviden de llenar su mundo de verdad.

Que compartan siempre sus peculiaridades.
Que sus naturalezas no sean incompatibles.
Que sean amigos de gustos y complicidades.
Que sus genéticas sean siempre biocompatibles.

 

 Araceli García Martín

A ti San Apostol

  Haciendo reflexión no más -25 de Julio 2013-

Para llegar a tI, San Apóstol..
escogí este lugar
donde nadie ni yo sospechaba
que iba a aparecer
escombros en la  luna.Escombros
de hierros de un gigante.
escombros.
Un atardecer, anaranjado y verde
el sol dijo que se iba,
pero yo no sabré de su
marcha.
Quisiera no haber sido yo
ni mi hijo que este día
en un gigante subió,
pensando que se curaría
marchamos con ilusión.
de pronto y con un crack
quedamos desvalidos sin alma
ellas se marcharon ..
ya.ya,ya.
Solo cuerpos deshechos
y entre ellos
carne de mi carne  le vi andar
Los cuerpos cogidos de la mano
por el crepúsculo se ven…
marchar, marchar

marchar.

©Araceli Garcia Martin

.

 

Roce

Juego imagen 06  junio 2016

Roce casi atrevido
que toca su mano
sigue, así
no lo ha olvido.
lo siente
presiente y tiembla.
Escapando una mirada
ella sonríe sin reservas.
lo son todo y no son nada
recuerda
no sabía de esa hambres,
no las conocía hasta ese día
temía que se acabara.
El roce que cambió su vida
tiembla cuando le mira
se muere cuando le falta

© Araceli García Martín

Nunca Más

Juego imagen 05  julio  2016


Me impresionó la primera vez que lo leí ahora veo ese ser poeta escritor incomprendido.

Una vez, en una taciturna media noche,
mientras meditaba débil y fatigado,
sobre un curioso y extraño volumen
de sabiduría antigua,
mientras cabeceaba, soñoliento,
de repente algo sonó,
como el rumor de alguien llamando
suavemente a la puerta de mi habitación.
>> Es alguien que viene a visitarme – murmuré
y llama a la puerta de mi habitación.
Sólo eso, nada más. << Ah, recuerdo claramente que era en el negro Diciembre. Y que cada chispazo de los truenos hacía danzar en el suelo su espectro. Ardientemente deseaba la aurora; vagamente me proponía extraer de mis libros una distracción para mi tristeza, para mi tristeza para mi Leonor perdida, la rara y radiante joven a quien los ángeles llamaban Leonor, para quien, aquí, nunca más habrá nombre. Y el incierto y triste crujir de la seda de cada cortinaje de púrpura me estremecía, me llenaba de fantásticos temores nunca sentidos, por lo que, a fin de calmar los latidos de mi corazón, me embelesaba repitiendo: >> Será un visitante que quiere entrar
y llama a la puerta de mi habitación.
Algún visitante retrasado que quiere entrar
y llama a la puerta de mi habitación.
Eso debe ser, y nada más <> Señor, o señora,
les pido en verdad perdón;
pero lo cierto es que me adormecí y
habéis llamado tan suavemente
y tan débilmente habéis llamado
a la puerta de mi habitación
que no estaba seguro de haberos oído <>¡Leonor!<>¡Leonor!<> Seguramente -dije-, seguramente es
alguien en la persiana de mi ventana.
Déjame ver, entonces, lo que es,
y resolver este misterio;
que mi corazón se calme un momento
y averigüe este misterio.
¡ Es el viento y nada más.<< Empujé la ventana hacia afuera, cuando, con una gran agitación y movimientos de alas irrumpió un majestuoso cuervo de los santos días de antaño. No hizo ninguna reverencia; no se paró ni dudó un momento; pero, con una actitud de Lord o de Lady, trepó sobre la puerta de mi habitación, encima de un busto de Blas, encima de la puerta de mi habitación. Se posó y nada más. Entonces aquel pájaro de ébano, induciendo a sonreír mi triste ilusión a causa de la grave y severa solemnidad de su aspecto. >> Aunque tu cresta sea lisa y rasa
-le dije-, tú no eres un cobarde <> ¿Cual es tu nombre señorial
en las orillas plutónicas de la noche?
El cuervo dijo: >> Nunca más <> Nunca más <> Otros amigos
han volado ya antes <> Nunca más <> Sin duda <> Nunca – nunca más <> Nunca más <> Miserable -grité-. Tu dios te ha permitido,
a través de estos ángeles te ha dado un descanso.
Descanso y olvido de las memorias de Leonor.
Bebe, oh bebe este buen filtro,
y olvida esa Leonor perdida.
El cuervo dijo: >> Nunca más <> Profeta -dije- ser maligno,
pájaro o demonio, siempre profeta,
si el tentador te ha enviado,
o la tempestad te ha empujado hacia estas costas,
desolado, aunque intrépido,
hacia esta desierta tierra encantada,
hacia esta casa tan frecuentada
por el honor. Dime la verdad, te lo imploro.

¿ Hay, hay bálsamo en Galad? ¡Dime,
dime, te lo ruego ! <> Nunca más <> Profeta -dije-, ser maligno,
pájaro o demonio, siempre profeta,
por ese cielo que se cierne sobre nosotros,
por ese dios que ambos adoramos,
dile a esta pobre alma cargada
de angustia, si en el lejano Edén
podré abrazar a una joven santificada
a quien los ángeles llaman Leonor,
abrazar a una preciosa y radiante
doncella a quien los ángeles llaman Leonor <> Nunca más <> Que esta palabra sea la señal de nuestra separación,
pájaro o demonio – grité
incorporándome.
¡ Vuelve a la tempestad
y la ribera plutoniana de la noche!
No dejes ni una pluma negra como prenda
de la mentira que ha dicho tu alma.
¡ Deja intacta mi soledad!
¡ Aparta tu busto de mi puerta!
¡ Aparta tu pico de mi corazón,
aleja tu forma de mi puerta! <> Nunca más <<.

Y el cuervo sin revolotear, todavía posado,
todavía posado,
en el pálido busto de Palas
encima de la puerta de mi habitación,
sus ojos teniendo todo el parecido
del demonio en que está soñando,
y la luz de la lámpara que le cae encima,
proyecta en el suelo su sombra.
Y mi alma, de la sombra que yace flotando
en el suelo no se levantará…
¡ Nunca más !

Edgard Alan Poe.

Aun no había cumplido los once años ese mes de julio en casa de los abuelos, cuando tuve el encuentro con este libro, … EL CUERVO …

Los libros estaban allí, en la bohardilla siempre que subía era con permiso de la tía. con la condición de dejarlo todo en el mismo orden desordenado de aquél lugar. viejo y empolvado . Allí encontré un libro de pastas duras , de color negro con letras incrustadas en dorados Subía para seguir leyendo me daba miedo aquél lugar pero ese libro me eligió a mí. . Era esa atmósfera sobrenatural que me hablaba de un cuervo parlante, y la casa de un amante afligido,. el lento descenso hacía la locura. Cuando empecé a leer tuve un escalofrío, sin poderlo leer hasta el final levanté la cabeza y me vi reflejada en ese espejo con un cuervo encima. salí corriendo bajé las escaleras de tres en tres, y cuando llegué abajo noté en ese momento había empezado mi primera regla. — Luego un tiempo después pude comprobar siempre que miraba ese espejo me veía reflejada igual era mi recuerdo y el encuentro con este libro a mis diez años.

©Araceli García Martín.

Juego imagen para mayo 01/2016

pxiv54aadhy
LA VIDA LES ESPERA
Vela mujer los pensamientos
de aquellos los hijos del futuro
Vuela mujer en sueños
de alas doradas.
Pósate sobre cabezas laureadas
y en cimas donde exhalan
suaves fragancias
con melodía celestial.

Deja saborear las mieles
dulces del amor.
Toma el sentido de los libros
de letras,cálidas.le abrigaran.

 

Sueña mujer en caminos forjados
de aquellos que dejaran huella..
Alimenta mujer sus deseos
que den hermosos frutos.

¡La vida les espera!

© Araceli García Martín

 

Juego Imagen para mayo 02/2016

 

dqyloi6ar77

QUINTAESENCIA

Así fue como empezó:

Se robaron una sonrisa
compatibilizando con su yo
nadie lo buscó, nadie lo planificó
simplemente sucedió.

Se sintieron flotar
entre nubes de algodón.
Se tuvieron que separar
no se volvieron a encontrar.

Pero nunca olvidaron
ese encuentro que murieron
en la quintaesencia de un ser
él en ella y ella en él.

Y es así como de nuevo
se dijeron en voz baja
Yo te quise y aún te quiero.
Yo te quise y te querré.

Las almas se unieron
en la pequeña muerte
de la unidad para siempre
él en ella y ella en él…

¡Hasta la eternidad!.

© Araceli García Martín

TRASMUTAR

2015-1
Cierra tus ojos…
Te enamoraras
de mi tormenta pasional
tomaré tu timón en mis manos.
 
Déjate llevar que yo…
Te envuelva en besos
que mi piel sea tu playa
donde arribes con ganas.
 
Yo seré para ti siempre…
Tu puerto seguro, tu cala
donde lleguen olas, espuma
bravura de caracolas.
 
Salta, salta entre mis sueños…
Atraviesa mi cordura,
mas, moriré de nuevo entre tus manos
sin entender tus porqués y tus harturas.
 
Sigo por ti, no temas…
Mi voracidad no te lastimará
mi ardiente fuego no te consumirá
mis deseos solo te saciaran.
 
Pon tus labios en mi boca…
Mis ganas te incitaran
y mis latidos acompasados
te darán calma y paz.
 
Para de nuevo…
 
Venir con pies descalzos
y manos desnudas.
A las redes de estrellas
a la luna partiendo en dos
el silencio del amor.
 
Escucha el mar…
en lenguaje de olas y sal,
nos llama la montaña
con su verbo de cobre.
 
Emigramos por sombras…
Con las primeras alondras
gráciles sembrando
nostalgias sutiles.
 
Libre las almas, las ilusiones
Cegando los corazones
Escribiendo como tierra, aire, agua y fuego.
Todo lo que te amo, todo lo que te quiero.
 
 
 
© Araceli García Martín
 

Anteriores Entradas antiguas

Manoli

Aprendiz de Sueños

byluis7

« me arrodillo por las noches ante tigres que no me dejarán ser. »

La Guarida del Lápiz y Papel

Grupo Literario © España 2015

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

NO HAY UNA RUBIA BUENA

Cosas que deberían importar, o no?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 82 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: