Ideal, pretencioso
Sustancioso, soñado
Embrujado, trasparente
Alquimia, filtro
Especial madrugar.

-Idealizado-

Colgué bajo el tórrido sol
mi felicidad en tus ojos
idealizado… nuestro amor
para ver mejor
como podría
ser la vida,
juntos los dos.

-Pretencioso-

Tú podrías ser
siempre mi amante
mi rostro favorito,
eterno, constante
mi primer
amor tierno y bonito.

-Sustancioso-

Nunca te marchaste
de mi pensamiento
con solo verte y escucharte
vuelvo a saborearte
en todo momento.

-Soñado-

Tu, siempre mi sueño
mi sabor frutal favorito.
Tocas mi lengua
de principio a fin
dejándome sin aliento
renaciendo siempre en ti.

-Embrujado-

Vuelvo a perderme en tu nube
vuelvo a sentir tu sonrisa revuelta
tu misterioso embrujo envolvente
el que bombea mi cuerpo
al que le abro la puerta.

-Trasparente-

Con celo,
sin duda revuelo
voy desprendiendo
mi velo trasparente
bajo tu brillante lucero
me siento desnuda luna
en tu noche silente.

Alquimia

Mi cuerpo,
bajo tu embrujo de fuego
se derrite como metal
sin desenfreno
filtrándose caliente
por los huecos de mi cuerpo
control ya no tengo.

-Filtro –

Soy, agua, sal aceite
y mucho más entre tus dedos
En la alquimia de las almas
fusión especial tus llamas
donde nunca más…
Nadie jamás
por mi cuerpo resbalara.

-Especial –

Tú podrías tener
todos los secretos para salvarme
yo podría amarte desprendida
de todo aquello
que la sociedad te irrita.
Haciendo a dúo la lenta lava
De un camino desde el infierno
Hasta el refrescante mar.

–Madrugar—

Tú podrías ser mi veneno, mi cruz
Yo podría amarte más que a mi vida
si no estuviera tan cegada con tu luz
Y tu dejaras mi corazón más relajado
Los dos podríamos quedar enroscados
En el rico rocío que nos regala la madrugada.

© Araceli García Martín