Entradas etiquetadas como “Autor: Araceli García Martín

Mentiras

MENTIRAS

Pardos pecados son espiados por sus flaquezas.
Tiranos, tirando con fragor contra la tímida inocencia;
Negar a un Dios suele ser un proyecto grande,
cuando temes la grandeza del ser humano
suele ser el hombre
AMBICIÓN en mano.

Millares de débiles gemidos, de gritos incontrolables de dolor,
temidas muertes de seres, temidos muertos de amor
En torno al falso y sutil trono, según algunos son amor
otros les llaman tontos locos débiles
Se cubren los ojos, los oídos la cara con el burka
Son sus madres sus hermanas, amadas mujeres
olvidadas de lo que ocurra a su alrededor, dejándolas privadas.
de ver lo bello que puedan ser, y sentir
les dicen. Amor así. Así es mejor….
Ambición para ellos que comulgan con esto.

-DESILUCIÓN-

Sus manos blancas, amarillas. negras,
pero de sangre manchadas, de gente
Tienen el conquistador por los suyos
divinamente bellos elegidos deslumbrados.
Por sus palabras aparte la maldad asesina, miente
destruye, ¡Por la causa todo está bien!.
Asesinar, violar al débil no se le antoja un pecado
y exultante posee todo como riquezas
todo lo que tiene es amado, sabiendo
que no es otra cosa que ruinas .
Todo lo que deja, para ellos fue necesario..

DESTRUCIÓN

Pases, fronteras, ricos y pobres,
No hay entre medias, ricas sus tierras,
ricas su gente pero de frente
empobrecidos países de trémulos para jactase
de reyes que deshonran y por banales dignidades
arrojan de sus manos el timón que los gobiernan cual si fueran fieras
en vez de humanos los capitanes que prometen una nueva tierra.

-INUNDACIÓN.- DESTRUCIÓN

Aquellos que se dicen llevar la palabra de un divino
doctrinas diferentes, con grades ideas de amor
dejan morir de hambre a sus gentes..
a los que verdaderamente los necesitan…
sermones que nos atemorizan por ese infierno
que les llevan a la destrucción con pregones
que adormecen los corazones y gritan

¡Haced lo que os digo, no lo que yo hago!

 

© Araceli García Martín.
Granada-España.


La mayor arma la palabra

 

La mayor arma mis amores y mi poesía
Gritar PAZ siempre en voz alta
Saber de las injusticas y prevenirlas
Decirle a ellos que son mi gran alegría
A veces inesperada mente fieles
otras admiradas mente rebeldes.

Cuanto más pasa y más les amo
más tenaz será la insistencia.
Sintiendo cerca sus cuerpos
Mi felicidad es grande
Me hace tomar el cielo con las manos
Construyo bolitas suaves
Nubes algodonosas de fresa
La mayor y más linda de las pasiones
Entregárselas con un lazo y de sorpresa .

Hay un hilo grande en los sentimiento,
de madre, de mujer de esposa
Que cose fuerte sus pespuntes
Regalando puñados de mañanas con paciencia.
Cantando nanas siempre con apuntes
Por que la fuerza está agotada del luchador
Ese. que se abre inmenso y se proclama
como el futuro e incierto, devastador
Para ello mi arma mayor
La suelto al viento
Los versos de amor que escondidos
estaban en mis abismos
al fondo de mi vida …
Saltan ahora de mi vida
hasta el fondo de mis abismos.

© Araceli García Martín.
Granada España


Septiembre (por Araceli García Martín)

Una vez más llegó septiembre
quien no tenga ropa, que tiemble.
Además por añadidura en estos días
En este año añaden profecías.

Abre la ventana y sus ojos descubren
un cielo de rojizos morados, azul
golondrinas que vuelan más al sur
aroma a boniatos castañas asadas
caquis, nueces, avellanas
acerolas, gamboas, membrillos
cerrad ventanas y pestillos
ya, se durmieron los grillos.

San Miguel, sus romerías
deseando la paz en estos días
campo prado bello que deshojas
tus árboles y flores ocres y rojas.

Oh agua fría ya, que mojas
con tu cristal estremecido el viento.
Esperemos que amanezcan
sin tempestades ni dolores

¡Encantamiento de oro! Cárcel pura,
en que el cuerpo, hecho alma, se estremece,
en septiembre, poco a poco va dejando ruido de armadura

Se resisten, con cordura
a los días de números y rumores
subatómicos, fechas de potencias.
Científicamente abriendo un portal dimensional
las hojas crepitan al andar
en el banco descansar
se quedará quieta,
pensando, sintiendo
casi sin respirar,
el pasar del tiempo
viendo como el viento
cubre su piel de hojarasca
la lluvia fresca repentina le prenderá.

Los símbolos e ideas producen
sicosis colectivas, que no nos dejemos llevar
El tiempo, la tierra se queja
veintitrés de septiembre un día más.
¡Seguro ya lo verás!

Entonces su corazón nos revelará
¡que aún está viva!

© Araceli García Martín
Granada España.


Al gran tribunal del mundo

 

¡Eh, criaturas, temblad!
En la noche
que se encontraron sus cuerpos…
Se encontraron sus cuerpos atados
sin poderlos separar.

Al gran tribunal del mundo
a ese, que arriba está inscrito
imploro en este momento
por esa mujer que desnuda
y tras la puerta se encuentra.
Así, en un grito.

Hace tiempo que del Edén salió,
aún a sabiendas que lo perdía todo,
se ató a él, a su Adán . de tal modo
que con el paso los siglos…
Al juzgarlos no pudieron
desatarlos.

© Araceli García Martín.
Granada España
28-Agosto-2015.

Imagen Adán y Eva.
de Sara Cabrera.


Efectos secundarios.

 

¿Qué me ibas a explicar? ¿Qué me ibas a decir?. Si ya nuestras energías están reducidas no podrás llegar a mí ni yo a ti… Todos los recuerdos, de golpe machacaron brutalmente mi cabeza.
¿Sabrá lo que es un beso?
Enfriaste mi cuerpo y me administraste aquel medicamento… Que no recuerdo como se llamaba ni si sigue en el mercado. Aquello fue ralentizando mi corazón hasta que dejó de latir.. Supiste cronometrar el tiempo que mantuviera mi cuerpo parado.
Allí en aquella urna de cristal me mantenías muerta en vida, a la espera de tu milagro. ¿Fue uno o más de un minuto, un día, un mes o un año el tiempo que mantuviste mi corazón a la espera?. Mientras yo, seguía mandándote continuos mensajes…
Un beso, sólo un beso ¿ Sabrá lo que es un beso?.
Otra vez la duda, creerá que estoy dormida profundamente, pero este no es el sueño de la Bella Durmiente. Aquí no hay miedo, ni nostalgia , ni tristeza, ni hambre, ni sueño. Solo una gran espera.
Siento frío en la espalda y en el cuello. El temblor de mis piernas se convirtió en dolor.¡ Oh Dios!.. ¿Sabrá lo que es amor?. No puedo aguantar más .Tengo que hacérselo llegar. ¿Lo conseguiré? Me miraste un momento y aquí …Creí morir, pero al fin lo conseguí.
Tuvo efecto enseguida fue el desfibrilador más efectivo. Sabías como hacerlo…
En el momento preciso. Desde entonces he perdido la noción del tiempo.

© Araceli García Martín


Un aullido en la noche

Era el último paradero conocido de Mabel, llamado en otro tiempo, Miguel. Un colchón sucio y desvencijado en los esqueletos de una nave que en su tiempo fue una fábrica de cerámica muy próxima a la ciudad. Se instalaba en ocasiones con otros dos hombres sin techo, ex presidiarios y borrachos.

Era una nave de chapa de uralita agujereada que esperaba el derribo, y que a veces veía el cielo que se mostraba inmenso, le parecía como si estuviera en el cine de verano “Los vergeles” y a sus pies, en medio del fétido olor, aun se conservaban trozos de azulejos, unos más grandes que otros, eran algo así como la mínima equidad de un lejano hogar.

Tiró de la manta gris oscura o marrón que se la entregaron en la mili y que, “entre otras cosas”, compartía con aquellos cuerpos. Apenas se podrían llamar “Okupas” ya que les faltaba la iniciativa necesaria para ello.

Ella había sido prendida por la policía en algunas ocasiones de su vida por ir contra el gobierno y sus normas. Pasando de ser un estudiante de farmacia con éxito y futuro, a una piltrafa de mujer con los labios de aumento y pechos de silicona, todo por la cirugía cosmética que le fue tan bien, para sentirse grande y valorada por un tiempo.

Pero fue esa noche oscura, sin estrellas ni luna. Donde no brillaba nada, cuando decidió ponerse sus tacones de charol de punta fina y andar por la carretera solitaria. Ninguno de “aquellos” que tanto calor le daban dijeron de acompañarla, sobre todo que siempre ella había ido por su cuenta, no se preocupaba de nadie, igual que nadie se preocupaba de ella.

Empezaba a llover y se quitó los tacones para seguir su marcha, las medias agujereadas absorbían el barro rojo que se metía entre las piernas, la lluvia no la dejaba ver. Hasta que una luz al fondo le hizo reaccionar, sin pensarlo, se puso en medio de la carretera y un chasquido, un aullido, un golpe fuerte se escuchó en la noche.

Estaba allí en aquél lugar debido a una casualidad en el caso, no sabía exactamente por qué estaba investigando con tanto afán. Si hace tiempo que Miguel-Mabel dejó de ser mi amigo de la infancia . quizá por su decisiones repentinas y su forma de ver la vida.

Tenía un gusto especial por las obras de arte. Aun la recuerdo en la sala del Museo arqueológico ajustando su tacón y sujetándose en la figura de bronce masculina, ella era así. la figura se tambaleó y casi la tira.

No había ningún dato que indicara algo que no fuese la trágica muerte de un transexual que había llegado al extremo de la depresión. A ello apuntaba su pasado sin duda. La perdida de trabajo la poca estabilidad emocional y la obsesión con la vida después de la muerte.

Ya era de noche había estado mirando el sol de invierno desaparecer detrás de un banco de nubes. desde el coche esperando delante de aquél chalet a las afueras de la ciudad. Los familiares de Mabel me habían llamado pero no estaban y tardaban en llegar.

Me quedé dormida por unos segundos o quizás mas. Desperté con un aullido, y me puse las gafas rápidamente, por un momento el cuerpo difuminado de un lobo avanzaba por la calle. Poco a poco pude ver la silueta de mujer con abrigo rojo y tacones de charol. Por un momento me pareció estar viendo a Mabel. Nunca supe que tenía una hermana gemela.

© Araceli García Martín.
Granada- España.
12 Agosto 2015


Nunca digas nunca III

Nunca le propuse …
Nunca le propuse leer, él era…"contrario a la lectura".
Pero yo leía a su lado, para que me viese, y crear expectativas,
despertando su curiosidad, le decía.
¡Esto de la lectura es de adicción y  locura!.
Siempre le leía algo, Un buen día  me dijo:  -¿Que pone?.
Le miré y le pasé el libro. Empezó a leer.
Allí salió la lectura conectando en su corazón.
Ardiente y plena, con su juventud fogosa.
A partir de aquél momento algo cambió entre los dos.
El tenía una entonación exquisita.
Apoyaba el libro de lectura en la palma de sus manos,
y lo sujetaba con la suavidad de sus largos dedos.
Así  fue tomando él,  solo  los libros de la biblioteca.
Finalmente, la lectura se enamoró de él profundamente. 
Una tarde fresquita de abril,  Ella le tomó de la mano
dentro de un torbellino de letras,  se lo llevó de  aquí.
¡Solo me duele,  que se marcharan sin despedirse de mi!

© Araceli García Martín


NUNCA DIGAS NUNCA II

 

 

Nunca dijo que fuese fácil.
 
Cuando los efluvios de su cuerpo
emanaban   por todas partes
dejando un rastro a su paso.
Tenerla a tu lado
no era  nada aconsejable.
 
En  bata y a la pata coja
dejando un reguero por todo el piso.
Las ulceras le tenían agujereada
la pierna izquierda, y adornada
como una bota morada.
 
Su cabeza, un torbellino vertiginoso,
de pájaros desplumados.
chocando a todos lados.
respiraba hondo y relajado.
Las palabras, las letras,
la habitación, todo le daba vueltas
en un tiovivo,  sin ton ni son.
 
Se dejó caer en el sofá, abrazada a la almohada.
con el pie en alto, para no manchar nada.
Se vio reflejada en el espejo tenebroso,
que le dijo : ¡Te estás haciendo vieja!.
 
Nunca jamás  vio este castillo templario
lleno de telarañas y torreones viejos
el que tus ojos contemplaran
al otro lado del espejo,
con relojes sin horario
 
Por más que tu corazón ansiara su brillo eterno…
¡Oh naturaleza deleite será sonrisa bella
tu mano de hospitalaria amistad!
¡Divina curiosidad,
la de esos ojos, que el desenfreno
les llevara a un castillo
y le bajaran de un  tiovivo!
 
 
© Araceli García Martín


Nunca digas nunca

 

 

Trabajamos un tiempo juntos.
El tenía  la profesionalidad desbordante parecía haber nacido para ello.
Cuando había alguna urgencia sabía que el respondería de forma extraordinaria.
¡Cuesta tan poco hacer feliz a la gente!…ese ser bondadoso que siempre mora en él.
 
Ahora nos ponemos el uno delante del otro.
Ya pasaron años y coge el fonendoscopio.
Un canto penetrante de nostalgia, me llega hasta la médula.
Me resulta tan difícil pensar de existir sin el fuego de sus besos.
 
Ahora que  la frase "Nunca te abandonaré"
se convierte en pequeñas briznas de polen.
De alguna manera no sé cuantos
"nunca o siempre" podré decir..
aquí. así.
Mientras tanto…
Nos sentamos en el suelo
y nos reímos como críos.
 
¡Vivir es sublime!
 
© Araceli García Martín


PORQUE NACIÓ SÓLO

 

Porque nació solo. sólo se lamió, se vistió.
Se puso el abrigo. vino y se marchó.
Después de ser redondo y colorado.
Tuvo que sentarse contigo y a tu lado.
En un amanecer frio y gris pudo ser amargo.
Dulce, también salado, pero como cucurucho de helado.
Se desmenuzó de poses ante el espejo, y el muy alado voló.
Y allí al fondo jarrón azul sobre cajón cuadrado una pluma.
Figura alargada llora la ausencia sorprendida y amargada-
Casi un enfoque nítido de una arista, y volvió a sentirse un artista
Con el dulzor de la vida se acercó de nuevo a ti pero salió y a la luma.
Como gato maulló siendo libre de nuevo, saltando las tejas una a unas.
Se marchó pobre y escaldado a rodar y punto a punto marcó estilo para vivir sobre la pista.
Pudo recuperar el amor que nunca había tenido con una hermosa morena malabarista
Se sabía el lobo negro de la manada, que alegre y truhan , asechaba al lado de la nada.
De pronto y por capricho, rompió el tabique de la alacena, y se comió toda la cena.
De una comilona igual que nació, solo y sin abrigo, se marchó igual que vino.

© Araceli García Martin.


Solo tú y yo…

Abriendo el balcón
donde me aguardas
para dejar escapar
mis letras locas
de pasión,
en bandadas
mil gritos
da mi piel
por tenerte
no hay palabras
ni tiempo
ni gente
sólo tú y yo…

 

© Araceli García Martín.


VIVENCIAS

Un, chapuzón al anochecer
el día pasó de largo
de escala a Portofino
donde el tiempo no tiene horario.

Pueblo costero como gajo de luna
Coloridas fachadas viviendo un letargo.

Frescas vistas, el mar de fondo
Agua salada y clara en tu piel,
entre fragancias y sabores
Té blanco y mucho hielo
Pasándolo de mil amores.

El tiempo se equilibra,
dejando ver el día tras la noche.
En una línea  recta de besos sin prisas
susurros de nuevo tus versos,
contagiados de alegrías y risas
por el pueblo costero de Génova Italia.

© Araceli García Martín..


CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD

-Dime primo qué te pasa? -Vivimos en un mundo de confusión de maldad y crueldad hemos convertido lo blanco en negro lo bueno malo lo recto en torcido, lo esencial en secundario. Y lo peor, que nadie quiere reconocerlo!.

A propósito dime , sé sincero! eres tú quien ha ofendido a la joven que yo quiero?.

-Escucha bien primo tan malo es no acusarte cuando eres culpable cómo acusarte cuando no lo eres. Los malos no suelen acusarse cuando deben. Los buenos suelen acusarse cuando no deben.

las estrellas se oscurecen . Entre la espadaña dos hombres enloquecen por el aire las capas vuelan Ya no hablan, braman.. Dos hombres?

Los guijarros se mojaron de rojo por los puñetazos que se lanzan con arrojó. Y el pájaro blanco se cubrió de gris por el mal royo que hay allí.

Uno contra el otro, se abalanzan como dos toros miuras dos toros bravos. Cuándo en medio del páramo su manto la luna lanza Ya es tarde se han trasformado.

Sudorosos cuerpos entre ropa rajada; mechones de negro azabache lucen en sus amplia frentes Tomando aire y con más fuerza, por un momento. bajan su cabezas haciendo resonar sus crines.!

El combate es cruel y largo Es el odio, los celos que les embriagan? Cómo bestias se comportan haciendo crujir. sus cabezas. Ya sin fuerzas caen los dos a la vez.

Vivimos en un mundo de confusión de maldad y crueldad hemos convertido lo blanco negro lo bueno malo lo recto en torcido lo esencial en secundario Y lo malo que nadie quiere reconocerlo!

© Araceli García Martín


¿BAILAMOS?

 

Por muy hundido que se esté,
la vida abre camino a nuestros pies.

No existe una noche sin un nuevo amanecer
me tomó de la mano,
me miró con aquellos ojos que no olvidaré.

Me dijo… ¿-Bailamos.?
ya, sin palabras sólo la música y la aceptación.

Rompiendo las paredes de la soledad,
y de la marginación.

Así, la palabra "vida" tomó sentido.

En mi corazón.

© Araceli García Martín


Con los derechos adquiridos del amor

 

 

Cuando los años
te ponen en una balanza.
Cuando la vida
te va cambiando tan deprisa,
que crees haber soñado
un amor, una sonrisa.

Cuando llegas a comprender.
que no es verdad que no te quiera.
que todo tiene una explicación.
ni una…llamada,
ni un… te quiero,
ni un… no te olvido,,
Piensa que son sólo palabras.
Para nada, el amor se ha ido,
sigue aquí siempre contigo.

Eres tú quien ha de dar,
quien lo siente, quien lo quiere,
quien lo debe demostrar.
con un beso…un abrazo,
una sonrisa, una mirada,
unos minutos de atención, a sus palabras
a sus sentimientos, a sus deseos.

Para ti, sol de mis mañanas.
Para ti, que diriges mi corazón.
Para ti, que me pides atención.
Con los. derechos adquiridos del amor.

© Araceli García Martín


Siete de julio

 

Recuerdo la gratitud, la generosidad,
y la naturalidad.
Con que decidimos tratarnos.
Me sentía querida, respetada y valorada.
Algunas veces me ponía a jugar con el y
corríamos por la dehesa pero siempre me ganaba.
Se convirtió en uno de mis mejores amigos .
No recuerdo muy bien cuanto tiempo hace.,
pero si sé que un siete de Julio muy de madrugada me despertó
el insistente sonido de argolla de la puerta trasera que daba al patio.
La puerta parecía venirse abajo.
Corrí el visillo del salón a mirar y pude adivinar su figura.
Cuando abrí el portón, allí estaba él.
Quedé sorprendida por la mirada de.
horror que tenía, el sudor le resbalaba por su pelo negro azabache
y sus ojos parecían sangrar era todo fuego.
Se acorraló al fondo del patio cuando
miré hacia el fondo de la calle
por la cuesta arriba subían un tumulto de gente
con pañoleta roja y traje blanco corriendo y gritando.
Inmediatamente cerré el portón…

© Araceli García Martín


ANTE EL ESPEJO

 

Al ponerme la ropa, me miro al espejo
te veo a ti, soy yo, aquí otro día más
sin sonrisa, sin rictus, sin color en las mejillas
como el cuerpo del día, algo nublada y fría.

Como humana
vienes con todos tus antepasados
a bailar desenfadada con mi corazón.
a decirme de nuevo quien soy yo
a recordarme la vida que tengo
y el rastro que aquí voy dejando.

Sigues haciéndome culpable
no sé porqué razón
delante del espejo, me desnudas
soltando con furia el mantón
sin sonido de castañuelas, ni de tacón.
Dejando mi garganta muda, por el viento frio
que por la ventana intruso se ha metido.

Tú, mi Alter Ego de comedía
mi conciencia sola contigo,
conmigo misma.
No te conozco ya,
veo que has cambiado
que hasta piensas diferente
observo arrugas en tu frene.

Me retas de nuevo
a hacerme ver que soy así
cómo cualquier ser humano
con algo bueno y algo malo.
Me repites ante el espejo
una y otra vez para creerlo.

Nunca serás la peor
tampoco la mejor
porque ya hay muchas como tu,
muchas personas más
con mucho bueno y mucho malo.

Y así, como en la tierra existen
verdes praderas desiertos áridos,
Sigo aquí deseando ser ese río
que refresque la hierba del rocío.
Pero al mismo tiempo
maldigo, y contradigo
mirando mi ombligo.

Porque ambas realidades son mías.

Según como se mire
soy buena y soy mala
soy negra y soy blanca
soy dulce y amarga
soy dura y entera
lenta o ligera
como la enredadera
o Altar del Cielo
como mi nombre manda.

Solo sintiéndome propietaria
de lo uno y de lo otro
de lo bueno y de lo malo
de ti de mí
podré ser responsable
de todo lo que soy
al otro lado del espejo
ý aquí.

© Araceli García Martín
    Granada/ España
© Imagen Dora Crespo


RETRATO DE AMOR

 

En la alegría y en la tristeza.
En la salud y en la enfermedad.
En la pobreza y en la riqueza.
Hasta que la muerte …nos separe.

¿Es esto una realidad?
Es verdad que yo te quise.
Que te quiero como a nadie.
y que a mi manera te querré.

Cuando vivimos tanto las envestidas
que hay que pagar excesos.
No hay nada mas beneficioso
que renovarse
por eso, continuamente juntos
en el día a día.
Cuanto aprecio tu ritmo,
tu ilusión. tu alegría.
Te he sentido en el dolor de los dos.
He padecido tus cambios y los míos.
Y aquí seguimos y aquí estamos.
Tus besos, tus abrazos,
Tus miradas, tus apegos.
Tus palabras de cariño y amor.

Aquellos que se quisieron,
Aquellos que sufrieron,
Aquellos que gozaron,
Aquellos que crecieron,
Aquellos, que eran otros,
hace años que se fueron.
De nada yo ya me espanto.
En nuestras idas y venidas
solo puede acabarse
lo que en la vida se olvida.

Pero no me basta, quiero decirte
seguiré repitiendo una vez mas
que te quiero así ..
Como tu me quieras amar.

Cambiante, distintos siempre.
Con ese punto de no conocerme.
Con tus palabras con tus hechos.
Con tus miradas que me derriten.
Con tus brazos que me abrigan.
Seguir recordando que estamos.
En estos momentos lo que me llena
y me halaga es que lo vivamos.
Con el hoy por hoy
Ya sabes …
porque si te quisiera igual que ayer
entonces… No sería amor.
Sería estar muerta
y eso, si es dolor.

© Araceli García Martín
      Granada-España
© Imagen de Dolores Silveira


EL SALTO

Recordando aquél salto. Durante los primeros segundos no abro los ojos; Así trato pensar que estoy en la cocina con la lavadora y el lavavajillas , por unos momentos parece que mi cuerpo se electriza entonces será el movimiento constante de el exprimidor preparando el gazpacho. Si así mejor.. me veo cantándole a los niños una de esas canciones infantiles con estribillos repetitivos Entonces me doy cuenta de mi estupidez. ¿Porqué estaré con los ojos cerrados si me gusta ver el paisaje desde las grandes alturas?. Entonces sigo con el vuelo, si mejor así.. Abro los ojos y puedo verlo es el valle soñado, y verde entre montañas. Allí el lago a un lado el reflejo en mis ojos. del rallo de sol. Siento el toc-toc continuo, abro mis brazos y pienso en el pájaro que me quiere hablar con este picoteo en mi cabeza. en tono de morse . entonces entramos en un gran entendimiento volamos y nos hacemos toc-toc mutuamente para seguir comunicándonos me dice que estas corrientes de aire frío son normales y entonces respiro hondo relajando mi cuerpo para no temblar se ha puesto por delante, el aleteo de un gran águila navegando sobre el mismo lago usando sus alas sin esfuerzo para controlar su misterioso vuelo. Me da seguridad. Ahora una música celestial… ¿A dónde vas? "Bailando y disfrutando de la vida de todo cuanto me rodea". En este momento me comunico telepáticamente con el águila que por unos minutos es mi instructor de vuelo me lanza uno de sus gritos y cambiamos de rumbo tengo esa sensación de estar bailando dando vueltas hasta no poder más y terminar cansada y sin aliento. El águila me repite "Ven, ven  ahora somos todo uno cielo. tierra, agua, y tormenta. Mi intención es de acurrucarme así como en la posición fetal pero algo me lo impide. Es en este momento que mi cuerpo se desliza poco a poco y salgo de ese circulo oscuro de hierro donde he permanecido una hora. Hay personas que le llaman la lavadora, pues bien para mi ha sido revivir aquél salto. mientras me hacían una prueba con el TAC- ( Tomografía axial computarizada.). Yo he tenido una linda experiencia

© Araceli García Martin.
® Granada-España


D. MIOMA

 

 Por favor, no tengas miedo,
estoy contigo
es la tranquilidad que da la muerte.
Me dice D Mioma con sus bromas de siempre.
hasta en este momento tiene que ser chistoso.
Sentido, suave, tranquilo, con el pensamiento,
del que sabe que todo lo deja escrito y en su sitio.
Mi madre rezó su oración y se durmió.
Mi padre se despidió de su mal,
antes de entrar al quirófano.

Necesito del silencio para pensar en ello.

Las gaviotas, un leve viento,
un cálido aliento en mi cuello
van moviendo entre las olas
el barco que nos adentra
hora, tras hora.
de manera suave y sin sentir
solo el frio del bisturí…
Ya no siento nada, solo floto
el corazón se debió dormir
te miro, estás tranquilo
veo tus ojos sumergidos
estoy contigo
en los mares del tiempo.
lento, lento, lento
pero en esta ocasión va en serio
quiero decirte adiós para siempre
me apoyo en tu pecho…

Un sueño

Primero entre olas y espuma, el calor de un rayo de sol.
después mi cabeza en tu hombro melena suelta
dos cuerpos, que se ahondan, mas , mas, más
se alejan en la oscuridad solo un punto de luz
una música suave entre algas y glu – glu del agua
olor a barbacoa y carbón aquí nos separan
como tocino a la magra
Mioma te sueltan de mi por fin dejas de ser Don
a lo lejos un cofre sirenas y un tritón
¿Dónde están las llaves? matarile rile rile
¿ Dónde estarán ? mata-rile rile ron…

© Araceli García Martín.  ® Granada España



FOBIA AL ESPEJO DE TUS OJOS

En cada cristal, un reflejo.
En cada espejo un reflejo.
En cada cruce de miradas
me veo yo ¡Que horror!
Es el espejo de tus ojos
alertando su luz de vida
en los míos cansados
tanto tiempo encendidos.

Es el amor en tus ojos de niño.
Esos ojos jóvenes casi recientes
brillantes tal vez un poco hundidos.
No te los vi asombrados ni sorprendidos
cuando al mirarlos un sudor, frio un temblor
seguidamente he desvanecido.

¿Cómo explicarte que me da pánico mirarte?
Mirarme en el cristal de tus ojos.
Conozco este palpitar, este sudor que me da.
¿No has sentido nunca una caída en el vacío
en el que poco a poco va moldeándose una imagen?
Es esa imagen la que me produce este sopor.

Aquí, estoy yo… Si, soy yo .
Y estoy feliz de verte aquí
conmigo, sintiéndome niña contigo.
Pero de nuevo al abrir la ventana el cristal .
Mis ojos y los tuyos se vuelven a cruzar.
En el mar azul inmenso, es mi reflejo en aumento.

En cada cristal un reflejo.
En cada reflejo, un espejo.
En cada lágrima de tu llanto
me veo yo.
¡Qué espanto!

© Araceli García Martín
Granada España


SER MAMÁ, TE DARA VIDA

 

Tú … Elisabeth , ella Selene (Ella y tú)
Extra
Dulzor
Alegría
Resplandor
Amor

VIDA

Ser mamá ya ves, existe un antes y un después.

En esta noche Por fin llegó tu Lucero.
No puede haber un momento
que alumbre el firmamento al mismo tiempo.
Ni hay un grito que pueda alegrar más al mundo entero,
que ese primer llanto con gran encanto.
No hay un amor total, que se pueda igualar, al primer contacto.

Ser mamá ya ves, existe un antes y un después.

Es su sonrisa que te derrite con el calor que cristaliza la nieve
y la convierte en llanto. ahora su vida está empezando.
Se hizo la luz ,es tu aurora, Es tu hija la que llora..
Porque ella te busca y tú, llevas su cuerpo al tuyo.
Es ese instante nada que temer ,por que ya todo es ajeno.
Saber que ya solo vives para querer.

Ser mamá ya ves, existe un antes y un después.

Es tu estrella brillante ya puedes arrullarle.
La luz de sus ojos madre el mundo mueve.
El día nace contigo… nació Selene
A ti nueva madre te ha llegado la alegría.
Para todos gran tesoro en nuestras vidas.
Que Dios te la bendiga.

Ser mamá ya ves, existe un antes y un después.

 

© Araceli García Martín.
Granada/España


La criatura

Entre el sueño y la muerte…
mi cuerpo inerte.
Párpado de agua, mirada de hielo.
Sien fruncida.. mujer sin miedo.
Boca pesada, lengua acolchada,
palpando entre sabores húmedos.
Con olor a mar, relaja mi espalda.
Con masaje de olas, en sábanas blancas.
Legado apasionado, que me enreda.
Maldita criatura que amortaja.
Entre el sueño y la muerte..
.mi cuerpo inerte.

©Araceli García Martín
Granada España

© Imagen Dora Crespo


UNA Y OTRA VEZ

A veces callamos .Una y otra vez.
Algo que no nos gusta. Una y otra vez.
Sabemos que corregir es nuestro deber.
Callamos por timidez.
Por miedo. Por temor a recaer.
Pero un día u otro de nuestra inhibición
los resultados se dejan ver.

Si ahora ya no sabes que contar
Si ahora ya todo te da igual.
Di mejor que no das importancia
a lo que sientes y piensas.
Pasar de buscar solución. Eso es.
Una y otra vez
Tal vez creas que los demás
no se van a interesar y lo callas,
Una y otra vez
Si no son más que tus sentimientos
Si no son más que tus sueños
Si no son más que tus ilusiones.
Si no son más que tus ideas.
Si no son más que tus pensamientos.
Ahora es el momento,¡¡ No lo calles!!
Taconea y suéltalo…
Para los que viven contigo, no seas tan misteriosa
Mejor déjate escuchar, que puedan conocerte,
Así tal como eres.
deja que los demás puedan oler tu fragancia Rosa
Lo que sea malo quedará sin duda equilibrado,
con gran ventaja por lo bueno que hay en ti.
.Acércate déjate llevar, Soltando tu melena al viento..
Una y otra vez… Pero YA

© Araceli García Martin.
Granada / España
Imagen: © Dora Crespo.