Entradas etiquetadas como “Dueto: Araceli García Martín & Greg D.

Quisiera

Quisiera que en el sitio
de esa flor
entre tus manos
estuvieran las mías

Dejaré agradecida
de amores
placer de dulce melaza
en el pincel que baila
en colores.

Quisiera que en el sitio
de la soledad
estuvieras tú
a mi lado

Dejaré mi tiempo
henchido
triunfadora beldad
al sentirte cerca
y contigo.

Quisiera que en el sito
de esos hábitos
fuese mi cuerpo
a cubrirte

Dejaré fluir tu abrazo
en el gélido Noviembre
dediques tus momentos
a calentar mis pisadas.

Quisiera que en el sitio
del viento
estuviera tu aliento
a golpearme el rostro

Dejaré las ramas de mis deseos
en tu pecho de jardinero
que seas tú la gran Deidad
que decore mi florero.

Quisiera que en el sitio
de toda esta gente
entorno a mí
estuviera tu presencia

Dejaré que tu cálido rayo
en mi piel sea sorpresa
porque aún hay cuerpos
que enardecidos alzan su frente
y mezclan sus morenas riquezas.

Quisiera que en el sitio
de mi rostro
reflejado en el espejo
estuviera el tuyo.

Dejaré enmarcado
el sentimiento
para visualizar
ausencias
del momento.

Quisiera que en el sitio
de cualquier cosa
estuvieras tú.

No permitas que nadie
moje el aire
romántico de las duetos
que sea la rosa cual veleta
plasmando la belleza
del sentir de sus poetas.

© Araceli García Martín & Greg D.


Tu Bella Sonrisa

Fuente de vida es tu sonrisa
beldad que ilumina
tu rostro de eterna jovencita,
y es así que aún te veo
dulce amor mío que en mi corazón vives,
ahora en un cálido abrazo
aprieto a mí tu foto
antes que mi pensamiento
huya en las oscuras directrices del tiempo
llevando lejos de mi
cada límpida luz tuya,
jamás olvidaré tu bella sonrisa
como así tus palabras.

Fuente de vida es tu poesía
que a mi corazón despierta cada día,
entre mis labios un beso de caramelo
adornado con la guinda apasionada
de un te quiero.
Si ves sonrisa en mis ojos
es el amor que trae sonajeros
que baila a ritmo de boleros
para mi, suspiros y sonrojos
tus palabras son antojos
en mi vida alegrías
que acortan distancias
y alejan enojos.

-Anda amor mío
deja que el viento del otoño
me cune en el último aliento de vida
volveré a ser tiempo eterno
cada vez que pronuncies mi nombre-
afluente de amor eres tú
que aún placas el corazón mío
hasta que en mi memoria permanecerá
tu bella sonrisa.

Ven a mí
susurro cálido del viento
de noche silente
del abrazo apasionado
que tanto amo,
se sienten tus palabras
son hechos enredados
para mis sentidos
por el momento las siento
moverse en mi vientre
todo a mi alrededor hasta el aliento
se funde en carcajadas
con un vuelo de colibrí
que riega nuestras bocas
¡Que bello es tener parte de ti dentro de mí!

© Araceli García Martín & Greg D.

Nota de los autores: Poesía publicada en la antología poética Las Últimas Palabras… Quizás las más Bellas, del grupo La Guarida del Lápiz y Papel donde hemos tenido el placer de participar.


La Belleza Del Amor

Escucha el latido
de tu corazón, escucha mis palabras,
no serán las últimas,
estaré a tu lado
también cuando no advertirás más
mi presencia.

Estoy detenida
a tu lado respirando
este momento de vida
apasionado
asida a un clavel prendida
y de nuevo terminará el día
colmado de caricias
comenzará la noche,
tiraremos de la luna
con los pies hundidos
en la arena sin derroche.

Me convertiré en tu sombra
para acompañar la delicadeza de tus pasos,
no dejes de soñar
antes que tus ojos
se iluminen de nuevo
delante de la belleza del amor.

Seguiré mientras pueda
escribiendo melancolías
de besos otoñales
de versos de ensueño
contenta de tenerte presente
pegado a mis granos de plata
con tu presencia. marcada
en la otra sombra de la luna
con cuerpo de mujer
dejando sus hilos
atados a nuestros pies

© Araceli García Martín & Greg D.

Nota del autor: Poesía publicada en la antología poética Las Últimas Palabras… Quizás las más Bellas, del grupo La Guarida del Lápiz y Papel donde he tenido el placer de participar.


Juego Amoroso

juego amoroso.jpg
Muero de amor y muero
de tanto sentir y espero.
Muero cuando presiento
que esta noche de frenesí,
es tu sueño y es el mío
que yo lo vivo para ti.

Acaríciame con la mente…
roza las singulares ganas
pinta suspiros
húmedos y libres.
Enciende el deseo
con sensuales historias.
Corrompe las manos
que entrelazadas vibran.

¡Hazme sitio en tu almohada…!

Muero de pasión y en silencio
sé que este es el momento
y vivo contigo lo entiendo…
y me enciendo.
adentra entre mis sábanas
Hermosa lascivia, concupiscencia
sueño que duerme a tu izquierda,
justo al lado donde siempre
sentimos su ausencia.
Ahora, entre sueños…
¡Es presencia…!

Dentro nuestros corazones…
que laten y corren, gritan y sonríen
con bocas protegidas y labios envolvedores.
Acaríciame con las palabras
habla sin frenos deja tus celos
susurra picantes fantasías
muerde y mece
el ímpetu que aferra tu picardía.

Muero porque te quiero
rico menaje
los sueños de los dos
se sellan en ella
como oleaje.
Bronceadas pieles a lo largo
de los temblorosos cuerpos.
Tomar tu mano para esconderla
donde la flor se despoja de su estigma.
y la jungla de la música salvaje
se suelta la melena, ya sin enigma.

Colorea el placer nutre y esboza
irrepetibles instantes
sin cadenas sin vergüenza
sin velos y sin pudor.
Muere y hazme morir…
mi piel reclama
tu voz y tu nombre
la pasión que nos sorprende
con lenguas tímidas y audaces.

Morir y estar así… de nuevo
en tu recuerdo de escalofríos
estremecedores
tu cuerpo perfumará de éxtasis
encendido por dedos provocadores
y de golpes insistentes

¡Sin aliento…!

Muere y hazme morir…
en tu sueño estoy presente
también hoy quisiera formar parte,
acariciémonos en esta noche oscura
mañana será demasiado tarde.

© Araceli García Martín & Greg D.

 


Encesta… Mete

Cada día, cada despertar
a las cinco de la madrugada
tomo tu profundo beso
antes de desayunar.
Y lo saboreo entre sueños
derretidos aún calientes
de las sabanas ardientes.

Es la espera dentro al corazón.
El horizonte de un nuevo amanecer
aparece lleno de misterio.
Se realizará cualquier sueño
serán nuevas emociones.
Serán lindos los desayunos
será interminable el beso.

Pasión, tan roja como el fuego
me quema el corazón.
Y no sé, si lo tuyo es juego
o lo que escucho son
los rugidos de un león.
Ya al alba, tus palabras
se cuelan en mi alma.

Combate feroz en las
primeras luces del alba y no ha habido
vencedor, salimos los dos
perdedores, agotados de la noche larga
Y no fue un juego
mis rugidos eran caricias para el alma.
Tu cuerpo me aclama a las cinco de la
mañana, se incendia la cama.

Me cuesta despegar
tus susurros de mis oídos.
Deja tu gata bajo la almohada
que te escuche ronronear
deja que selle con mi lengua
tu nariz de felina, y la sal
de tus ojos en la oscuridad.

En ti busco la voluntad que me falta,
busco el cuerpo para poseer y
en el pecho fruta fresca y voluntad de
sueños por un amor sano.
Incansable nuevamente hasta
estancarme los sueños, hasta poseerme
cuerpo y alma, mátame pues y luego
resucita esta carne mía.

Entonces se desliza entre la ropa
el hombre serio de ombligo negro.
Con sus dedos de las manos milagrosos,
adentra sus pies en las zapatillas
que arrastra hasta el retrete.

Entre tu ropa me deslizo
hombre sin voluntad, hechizado.
Con mis dedos busco tu flora
que tanto implora y
en ella me adentro.

Y se lo digo alto…
No le dejes caer fuera.
¡Encesta… mete…!

No temas…
es tu canasta tan linda y anhelada
que por nada me quedo en la entrada.

¡Encesto… y meto!

© Araceli García Martín & Greg D.


Caricias de poeta.

Te acariciaré con la delicadeza de los poetas
hurgando versos de amor sobre tu piel desnuda
mientras siento latir el corazón de las estrellas
y la luz de la luna me enseña tus secretos.

Te sentiré llegar cuando la luna sea una ola de mar
le pediré estar ciega para poder oírte por la piel.
para explorar tu mirada con mis dedos,
y caminar en tu noche como grácil gacela

Te acariciaré cuando es tardío el día
y las débiles sombras conceden reposo
a las cansadas pupilas que se revisten de sueño
la pasión que te hace, del alma mía, tuyo.

Te dejaré caer mis cabellos inclinando
la cabeza hacia el espacio
donde el yunque de tus palabras
se fundan con mi labios.

Te acariciaré aflorando tus pensamientos
en su desconocido oscilar
robando y escondiendo todos los deseos
que no tengan sólo conmigo tu altar.

Te dejaré indagar en mis sentimientos
y tu susurro de dulzor húmedo se calará
dejando tallar efigie de diosas salvajes
en la ranura de mi vientre.

Te acariciaré reteniendo entre los dedos
deseosos afanes que sean notas de plata
de tu piel hasta el firmamento
pellizcada en las cuerdas de tu voz adormecida.

Te dejaré buscar besos entre mi nuca
con brazo diestro perfilar figuras
entre mis piernas
que irradies deseos por el canal de la conciencia..

Suave me posaré encima de ti como alba sobre el mar
en un sólo aliento sublime encanto respirar
y en este beso de amor tanto deseado
el alma mía en la tuya en eterno tendré legado.

Con locura de una imaginación desbordada.
Gesto ligero de fricción de amor sin pausas
comulgamos en un sólo beso carnal
que nos hace sentir el corazón en el alma.

© Araceli García Martín & Greg D.


Leerse en el placer

No temas
Leerse en el placer…

Las vías del placer
como onda del mar
se ve nacer
no la fin del transmutar

Si dime tú que lees tanto
que buscas que vives.
siempre mis anhelos,
¿porqué mi cuerpo arde
cada vez que te veo?

Imprevisible se siente el proceder
recorrido de la respiración tangible
sin fin este proceder
este toque de labios leve

Descubrir quiero la dicha
en la clave oculta del deseo
reconocer en tu ser la raíz misma
que abarca conmigo el universo

Avanza lentamente
escalofríos en temblor
humores bañan indecentemente
libido afán del ardor

Avanzo con la fuerza del agua
que me deje endulzar
la humedad de tu piel
ensanchando mi alma

Vista interdicha
acentúa instintos sensoriales
exila de la vía recta
implica emociones fatales

Con el fanal que alumbras en mi vida
brillaras en las horas que te abrigan
tus gemidos despertaran mis te quiero
en las noches olvidadas de febrero

Perfume de fémina en el ser
fragancia en la esencia
descubrirse femenina sin reprimirse
tener consciencia de la falta

Tu ternura por mi cuerpo
en besos se desliza
doy crédito a tanta holgura,
por tanto calor contenido

Placer de los sentidos
anhelando perderse
complicidad de consensos
entre sensaciones leerse

Agrandar conocimientos
amándonos en las diferencias,
respetándonos en todo momento
compartiendo nuestros versos apasionados.

© Araceli García Martín & Greg D.


Es en la espera

Es en la espera, en esta espera
entre respiros que queman
aire denso de llamas
y funden labios túrgidos
a bordes de piel ardidos

¡No desesperes mi amor!
entre suspiros y alientos
besos de miel sin fundir
tocaste mi corazón
y lo pusiste a latir

Es en esta espera
en los cuerpos en sollozo
dueto de frenética danza
y los sentidos de voluntad esparcidos

Espero entre ritmos
de castañuelas y guitarras
gimiendo de gozo
por el que desnudo
y deseoso
mi cuerpo baila
.
Es en la espera
de ti
que me resbalo dentro
no solo calor vivo entre los muslos
si no fuego sagrado
llama que se vivifica al donarse

¡No, no desespero mi Amor!
que tu piel de manantial
las llamas de mi vientre
podrán apagar.

Es en la espera
de este semen que colma
y da plenitud
se vuelve creador
disuelve los limites
dilata el corazón

¡Calma Amor!
Es tan placentero sentir
uno a uno los latidos
de tu corazón
¡Desbordarme contigo!
notar la presión
en mis entrañas
donde cabalga
un caballo de pura raza.

Es en la espera
de gozar de ti
que cada instante se hace
irrepetible.

¡Ya… Amor si!
Es maravilloso sentir
una vez más
pasión que nos queme
que nos abrace
y que nos haga bailar.

© Araceli García Martín  &  Greg D.


Adentello y garfio

Piénsame ahora
que friego mi cuerpo
con caricias silenciosas de noche.

Sin pensar de nuevo
vuelvo a quedar prendida
dejando esencia rendida
a unas huellas en la oscuridad

Ayúdame como llama
vapor en la piel
gotas que acarician
mi pecho.

Calmar quisiera este fuego
que ronda y conjuga sin razón
cegando mis ojos con frenesí
y desbocan mi corazón

Refleja a la oscuridad, oscura de amor
aconséjame a seguir
hasta la eternidad.

¡Sombras en el camino , pero amor
llévame contigo
sé tu mi lazarillo.

Adentello y garfio
sin pudor
tu dominio mudo.

Lánzame a las estrellas
o déjame caer en los brazos de Morfeo
pero no prendas mi boca
por que hasta en ella  humo huelo

Lengua requemada sin tus labios
el inconsciente me empuja
mientras la mente te llama
sin encontrarte.

Adentello y garfio.

¡Chorrea miel!
Si dame a libar
la esencia de la vida

y déjame volar
lejos bien lejos
donde no pueda sufrir
de tu adentellar y garfios
que no puedo soportar.

© Araceli García Martín  &  Greg D.